Coalition for the International Criminal Court
Siganos: Facebook Twitter
CICCCourtCoalitionCoalitionDocumentsPressDonation
Buscar por Región
map América África (Sub-sahariana) Asia y Pacífico Europa Medio Oriente y Africa del Norte
Una corte universal con apoyo global
Para que la Corte Penal Internacional pueda desarrollar exitosamente este proyecto universal, se necesita que cada vez más naciones del mundo se unan al Estatuto de Roma. A través de este compromiso los Estados deberán implementar las leyes de la Corte a nivel nacional y cooperar con la Corte, al igual que las organizaciones internacionales.

Suscríbete a nuestra campaña en favor de una Corte universal y síguenos para recibir nuestras actualizaciones por e-mail (y síguenos en Twitter y Facebook).



Ratificación e implementación
La ratificación del Estatuto de Roma y su implementación en las legislaciones nacionales son por demás las campañas más exitosas que las ONGs han realizado hasta el momento. Las ONGs siguen enfocándose en aquellos países que todavía deben ratificar y continúan controlando los procesos de implementación en los países que sí lo han hecho. Para más información en las distintas campañas y temas relacionados con las ratificación y la implementación, por favor accede al enlace del epígrafe anterior

Acuerdos de cooperación y ejecución
La efectividad de la CPI aumentará en tanto mejore su habilidad para trabajar en conjunto con los Estados Partes y las principales organizaciones e instituciones internacionales como la ONU, la Unión Africana y la Unión Europea. Esta cooperación será más sencilla a través de los acuerdos de relación o cooperación entre estas instituciones. Dicha cooperación asegurará la ejecución de las decisiones de la Corte. Las ONGs siguen controlando estos avances y continúan promoviendo una cooperación constructiva con la CPI.

Reclutamiento del personal de la CPI
Las ONGs trabajan para promover una representación geográfica justa dentro del personal de la CPI. Se espera que esto contribuya a la hora de asegurar la legitimidad de la institución como una Corte realmente mundial.