Coalition for the International Criminal Court
Siganos: Facebook Twitter
CICCCourtCoalitionCoalitionDocumentsPressDonation
Buscar por Región
map América África (Sub-sahariana) Asia y Pacífico Europa Medio Oriente y Africa del Norte
Asamblea de los Estados Partes
Asamblea de los Estados Partes
(d-i) Presidente de la CPI Philippe Kirsch, Presidente de la AEP Embajador Bruno Stagno-Ugarte, y miembros de la Secretaría de la AEP durante el cierre de la reunión plenaria de la Cuarta Sesión de la Asamblea de Estados Partes el 3 de diciembre de 2005. Crédito: ICC-CPI / Daan Zuijderwijk
El Estatuto de Roma incluye una disposición específica sobre el establecimiento de una Asamblea de Estados Partes (AEP o Asamblea). De acuerdo con el tratado, “cada Estado Parte tendrá un representante en la Asamblea que podrá hacerse acompañar de suplentes y asesores” y cada Estado Parte debe tener un voto. Otros Estados signatarios del presente Estatuto o del Acta Final podrán participar en la Asamblea a título de observadores.

A continuación, algunas de las funciones de la AEP establecidas en el Estatuto de Roma:

(a) Examinar y aprobar, según proceda, las recomendaciones de la Comisión Preparatoria;

(b) Ejercer su supervisión respecto de la Presidencia, el Fiscal y la Secretaría en las cuestiones relativas a la administración de la Corte;

(c) Examinar los informes y las actividades de la Mesa de la AEP (compuesta por un Presidente, dos Vice-presidentes y 18 miembros elegidos por la Asamblea por el término de tres años) y adoptar las medidas que procedan a ese respecto;

(d) Examinar y decidir el presupuesto de la Corte;

(e) Decidir si corresponde, de conformidad con las disposiciones del Estatuto relativas al nombramiento, requisitos y elección de los magistrados , modificar el número de magistrados;

(f) Examinar cuestiones relativas a la falta de cooperación de Estados Partes con la Corte; y

(g) Desempeñar las demás funciones que procedan en virtud del Estatuto y las Reglas de Procedimiento y Prueba.

Los Estados Partes no pueden interferir con las funciones judiciales de la Corte. Cualquier disputa relativa a las funciones judiciales de la Corte será resuelta por decisión de la misma Corte.